Confesiones Vegetales

Confesiones Vegetales

Arte y gastronomia

Entrevista al cineasta Chiqui Carabante por Laura Rueda

“Necesitamos tiempo para cambiar, pero cambiaremos y quizás esa semilla germine en nuestros hijos”

La compañía de teatro Club Caníbal triunfa con su obra Desde aquí veo sucia la plaza. En esta afilada sátira que podemos ver en Madrid hasta el 27 de septiembre, la abolida celebración de arrojar una cabra desde el campanario es el telón de fondo para hablar de la idiosincrasia española. El humor inteligente y la fuerte carga política-social son los principales ingredientes.

Las celebraciones populares donde el maltrato animal es el protagonista son prácticas que conocemos bien y que han marcado de oscuridad y barbarie las fiestas de municipios de distintos países. Sin embargo, mientras que estos festejos se abolieron en Países Bajos, Bélgica, Alemania o Inglaterra hace siglos, en España seguimos amparándonos en que la tradición basada en el sufrimiento es cultura y aún continúan en activo barbaridades como el torneo del toro de la Vega en Tordesillas.

En Confesiones Vegetales nos encanta el humor inteligente en la cultura y pensamos que es una herramienta muy eficaz para hacer críticas mordaces y dejarnos pensando a los espectadores tras las risas. Por este y otros motivos quisimos hablar con uno de sus creadores, el director de cine y guionista, Chiqui Carabante. Podéis ver Desde aquí veo sucia la plaza hasta el próximo 27 de septiembre en el Teatro del Barrio de Madrid (Calle Zurita, 20. Lavapiés. Domingos de septiembre, 21.30 h).

Captura de pantalla 2015-09-24 a las 16.11.56

Con tu último trabajo has pasado del cine al teatro, “Desde aquí veo sucia la plaza” con la compañía Club Caníbal. Háblanos un poco más de esta sátira que has estrenado hace poco. ¿Cómo surge la idea?, ¿qué podemos ver sobre el escenario? Hemos leído que hay mucho ritmo, grandes interpretaciones y excelente música.

La idea surge del encuentro con Vito Sanz, Font García y Juan Vinuesa. Son tres actores estupendos con los que empecé a hacer piezas para el Microteatro Por Dinero de Madrid. Debido a nuestra complicidad, al resultado de las obras cortas que habíamos hecho y a que nos encantaba reírnos de las mismas cosas, decidimos montar la compañía Club Caníbal.

Con el Club queríamos ser más ambiciosos que en el Microteatro Por Dinero, montar un espectáculo de larga duración donde desarrollar nuestro humor para un público más amplio.

La idea de Desde aquí veo sucia la plaza surge de nuestro método de trabajo, desayunar juntos y repasar las noticias del día. Estas se mezclan con nuestras anécdotas. Y una vez que tenemos un punto de partida, apartamos los cafés y nos ponemos a improvisar.

Este primer espectáculo surge de nuestro asombro por las costumbres bárbaras que aún quedan en nuestro país. Costumbres en las que muchos basan nuestra identidad nacional. Por ejemplo, tirar una cabra de un campanario. Así que nos dimos cuenta que nosotros, nuestro espectáculo, trataba sobre eso, la identidad española. Este es el tema de esta trilogía teatral que acabamos de empezar.

Y cuando ya lo teníamos todo acotado, decidimos llamar a Pablo Peña de Pony Bravo, para que hiciera la música en directo. Él estuvo encantado de enrolarse. Así se formó esta excelente troupe, divertida y talentosa.

Captura de pantalla 2015-09-24 a las 15.45.53

Esta obra de teatro tiene como telón de fondo las fiestas populares de nuestro país, que tienen como protagonista el maltrato animal. Es el caso del salvaje acto de tirar una cabra desde el campanario en el inventado pueblo Villanueva de la Faca. ¿Por qué el maltrato animal de fondo para hablar de la idiosincrasia española?

No somos nosotros los que encajan ahí nuestra identidad si no los defensores de estas fiestas. Lo que crea un caldo de cultivo perfecto para la sátira. Tratar de identificar lo que somos con tirar una cabra al vacío o acuchillar a un toro hasta la muerte en una plaza es un razonamiento a todas luces ridículo y absurdo.

 

Este trabajo es una crítica a la sociedad española, ¿hay también algo de crítica al modo en que tratamos a los animales en este país?

Es una crítica a la España más recalcitrante. Pero no dejamos títere con cabeza. En la obra, el alcalde de Villanueva de la Faca sube al parlamento de Bruselas a defender su fiesta y los mandatarios europeos no salen mejor parados que los demás personajes.

En realidad el maltrato animal, con el que no estamos de acuerdo, ha sido algo circunstancial. Un punto de partida que nos ha permitido desarrollar una parte de nuestra tesis sobre la identidad nacional. Quizás la parte más primitiva.

En nuestro próximo espectáculo, Herederos del Ocaso, trataremos el escándalo del equipo español de basket paralímpico que ganó el oro en Sidney, donde sólo dos de los doce jugadores eran discapacitados. Es una forma de acercarnos a la picaresca española. Un mal endémico que tiene su máxima expresión en la cultura del pelotazo y la corrupción política.

Y, por último, en el tercero de esta trilogía, hablaremos de los grandes capitales que mueven el país. Algún día todo esto será tuyo, se acerca a los últimos días del dueño de El Corte Inglés.

Captura de pantalla 2015-09-24 a las 15.47.07

Tirar una cabra desde el campanario era algo tradicional que abría informativos y protagonizaba portadas de periódicos, sin embargo se logró abolir en el año 2000, ¿crees que están cerca también el fin de las corridas de toros, San Fermines y otras fiestas donde se hace sufrir a animales hasta su muerte?

Supongo que están cerca si hablamos de periodos históricos. Quizás nosotros no lo veamos, pero en pocas generaciones creo que habrá que rebuscar en archivos fotográficos para ver corridas de toros.

 

Los habitantes del pueblo se niegan a obedecer la orden desde Bruselas de parar con esta tradición. Resulta muy familiar y actual esta imagen, ya que actualmente nuestro gobierno se niega a obedecer órdenes que vienen de la ONU o el tribunal de Estrasburgo con la ley mordaza o los desahucios. ¿Crees que de igual manera llegaremos a poner fin a la España de la picaresca y las corruptelas, teniendo todavía esa base popular que disfruta viendo linchar a animales o siendo parte activa de estas acciones?

Necesitamos tiempo para cambiar. Pero cambiaremos. Porque hay gente que lucha por el cambio y quizás esa semilla germine en nuestros hijos y la vean crecer nuestros nietos.

Hasta hace poco a mí me ganaba el desánimo por el poco calado del 15 M. Pero ahora me doy cuenta que estaba equivocado. Ahora que vivo en una ciudad gobernada por una plataforma ciudadana.

Captura de pantalla 2015-09-24 a las 15.48.31

Volviendo al cine, tu última película fue 12+1, una comedia metafísica, muy distinta a tu ópera prima Carlos contra el mundo. ¿Qué temas te mueven a la hora de apostar por desarrollar un proyecto y llevarlo a la gran pantalla?

Un cierto cosquilleo en la base del estómago. Algo que te sucede al leer un guión o escuchar una historia. Tiene algo que ver con el amor. Una película es un trabajo que va a ocupar unos cuantos años de tu vida. Así que es mejor que quieras hacerla a nivel físico, irracional.

Después, mirado con distancia, supongo que me encantan las historia de outsiders… De personajes que están al margen de la sociedad.

Captura de pantalla 2015-09-24 a las 15.51.03

Imagen del rodaje de la película 12+1

¿Nos puedes hablar de tus próximos proyectos cinematográficos?, ¿estás trabajando en algún proyecto?

Seguimos preparando Lovin´Sherley, una historia de amor que sucede en Irlanda. Una película preciosa que produce Tornasol sobre un guión mío y de Michel Gaztambide. Si todo va bien, en la primavera que viene estaremos rodando.

Y antes de eso rodaré un corto, Normal. Una pequeña historia rodada en blanco y negro donde dos amigos tratan de explicarle a un tercero lo que se debe hacer y lo que no.

Humor negro, sarcasmo, ironía, surrealismo, gamberrismo… Es obvio que esta obra respira del espíritu más profundo de nuestra España, esa que retrataron tan bien Valle Inclán, Buñuel, Berlanga… ¿los has usado como referentes? ¿cuáles fueron las reacciones del público al verla?

Esos son exactamente nuestros referentes. Y la reacción del público fue excelente. De hecho, en la segunda función hubo que habilitar más asientos por la demanda de entradas.

Funcionó nuestra teoría, el humor es el mejor vehículo para hacer plantear preguntas y hacer pensar a la gente.

Captura de pantalla 2015-09-24 a las 15.53.01

Estrenaste “Desde aquí veo sucia la plaza” en el Plató Cineteca de las Naves del Español, los días 11 y 12 de julio, dentro del Festival Frinje Madrid 15. También podemos verla en el Teatro del Barrio hasta el 27 de septiembre. ¿Podremos verla en más teatros madrileños próximamente?, ¿tienes más ideas para seguir desarrollando historias sobre las tablas con Club Caníbal?

De momento cuando acabemos en el Teatro del Barrio nos vamos seis días a Montevideo. Aunque ya estamos barajando diferentes sitios para su reposición a nuestra vuelta a Madrid.

Y el Club, después de esta trilogía sobre la identidad española, se irá unos días al Caribe para pensar sobre su siguiente trilogía.

Después de esta crisis que nos ha azotado y aún sigue haciendo estragos, ¿cómo ves el panorama cultural español, en especial el del cine?

Muy salubre creativamente y desastroso económicamente.

“Carlos contra el mundo” es la primera película del Chiqui Carabante.

Cuestionario fugaz

Películas de cabecera: Apocalipsis Now, Europa y Leolo.

Película que te haya sorprendido últimamente: Advantageous.

Actor y actriz a los que te gustaría dirigir: Edgar Ramírez.

La BSO de tu vida: Under the skin de Mica Levi.

Película que te hubiese gustado dirigir: Vampyr, de Dreyer.

Captura de pantalla 2015-09-24 a las 15.59.37

DROP A COMMENT

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>